Algunos acusados ​​del 6 de enero intentan utilizar el periodismo como defensa antidisturbios


Los partidarios de Trump que irrumpieron en el Capitolio de los EE. UU. En enero crearon un tesoro de evidencia autoincriminatoria, documentando a fondo sus acciones y palabras en videos y publicaciones en las redes sociales. Ahora, algunas de las personas con cámaras en la multitud afirman que solo estaban allí para registrar la historia como periodistas, no para unirse a una insurrección mortal.

Es poco probable que alguno de los periodistas autoproclamados pueda montar una defensa viable sobre la base de la libertad de expresión de la Primera Enmienda, dicen los expertos. Se enfrentan a grandes probabilidades si el video los captura actuando más como alborotadores que como observadores imparciales. Pero a medida que Internet ha ampliado y difuminado la definición de periodista, algunos parecen decididos a intentarlo.

Al menos ocho acusados ​​en los disturbios del 6 de enero se han identificado como periodistas o realizadores de documentales, incluidas tres personas arrestadas este mes, según una revisión de Associated Press de registros judiciales en casi 400 casos federales.

La insurrección provocó la muerte de cinco personas, incluido un policía, y hubo cientos de heridos. Algunos alborotadores maltrataron y amenazaron a los reporteros y fotógrafos que tienen credenciales para cubrir el Congreso y estaban tratando de cubrir el caos ese día. A un grupo de periodistas de AP le robaron y destruyeron equipos fotográficos fuera del edificio.

“Busco la verdad. Hablo con fuentes. Documento. Proporciono comentarios. Es todo lo que es un periodista ”, dijo Witzemann a una estación de televisión de Nuevo México después de su arresto el 6 de abril. No respondió a un mensaje en las redes sociales ni a un correo electrónico de la AP.

El programa de noticias nocturno de Witzemann se titula “Consejo armenio para la verdad en el periodismo”, de manera satírica, dice su abogado. En su página de YouTube, que tiene poco más de 300 suscriptores, el programa dice que “ofrece comentarios y análisis irreverentes y que invitan a la reflexión, sobre una gama ecléctica de temas”.

Otro acusado trabaja para Infowars, el sitio web de derecha operado por el teórico de la conspiración Alex Jones. Otros tienen plataformas marginales llamadas “Political Trance Tribune”, “Insurgence USA”, “Thunderdome TV” y “Murder the Media News”.

Pero aunque Internet ha dado a más personas una plataforma para usar su voz, la definición de “periodista” no es tan amplia cuando se pone en práctica en los tribunales, dijo Lucy Dalglish, decana de la Facultad de Periodismo Philip Merrill de la Universidad de Maryland solía ejercer como abogado el derecho de los medios de comunicación.

Dijo que es fácil argumentar que los acusados ​​de disturbios en el Capitolio no eran periodistas porque los reporteros y fotógrafos deben tener credenciales para trabajar allí. Ella dijo que cualquier acusado capturado en un video que anima a los alborotadores no puede afirmar de manera creíble que sea un periodista.

“En ese momento, usted es un activista con un teléfono celular, y había muchos activistas con videos con derechos de autor que los vendieron a organizaciones de noticias”, dijo Dalglish. “Eso no los convierte en periodistas”.

Incluso los reporteros y fotógrafos de noticias acreditados no son inmunes al enjuiciamiento si infringen una ley en el trabajo, dijo Jane Kirtley, quien enseña ética y derecho de los medios en la Universidad de Minnesota.

“No es una tarjeta para salir de la cárcel”, dijo Kirtley.

Samuel Montoya, editor de video de Infowars, fue arrestado el martes en Texas por cargos que incluyen impedir el paso por los terrenos del Capitolio. Montoya habló en un programa de Infowars sobre cómo un oficial de policía disparó y mató a una mujer dentro del Capitolio.

Montoya también grabó y narró un video mientras caminaba por el edificio, refiriéndose ocasionalmente a sí mismo como periodista mientras usaba un sombrero rojo de “Make America Great Again”.

“Vamos a hacer lo que sea necesario para MAGA”, dijo, según el FBI.

Montoya le dijo a un juez el miércoles que trabaja para Infowars y mencionó que Jones también estaba en Washington el 6 de enero. Jones no ha sido acusado en el motín, pero Montoya preguntó si regresar al trabajo o contactar a su jefe podría violar sus condiciones de libertad previa al juicio. .

“Ciertamente entiendo lo que está preguntando porque esto también fue un evento noticioso y usted trabaja en el negocio de las noticias o la información, pero esta es una línea de la que tendrá que tener cuidado por su cuenta”, dijo el juez de distrito de EE. UU. Dijo Susan Hightower.

El troll de Internet de extrema derecha Tim “Baked Alaska” Gionet, que fue arrestado menos de dos semanas después del motín, transmitió un video en vivo que lo mostraba dentro del Capitolio y animaba a otros manifestantes a quedarse. Los investigadores dicen que Gionet también llamó profanamente a un oficial “infractor del juramento” y gritó: “¿La casa de quién? ¡Nuestra casa!”

Los fiscales disputan que Gionet sea periodista. Su abogado dijo que el ex empleado de BuzzFeed solo fue a Washington para filmar lo sucedido.

“Eso es lo que él hace. El 6 de enero no fue diferente ”, escribió el abogado defensor Zachary Thornley en un expediente judicial.

Otro acusado, John Earle Sullivan, lidera el grupo organizador de protestas “Insurgence USA” y se identifica como un activista y periodista que filma las protestas, dijo el FBI. El abogado defensor Steven Kiersh impugnó las restricciones ordenadas por la corte sobre el uso de Internet y las redes sociales por parte de Sullivan.

Sullivan “es legítimamente autónomo como documentalista y es opresivo exigir que no se le permita continuar con su área principal de empleo durante un período prolongado”, escribió Kiersh en documentos judiciales, adjuntando recibos por el trabajo que Sullivan ha realizado. CNN y otros medios de comunicación.

Sullivan está acusado de decir: “Quememos esto (improperio)”, después de que la turba traspasó una barrera de seguridad, entró al Capitolio por una ventana rota y ordenó a los oficiales que estaban adentro que retrocedieran.

El abogado de Witzemann argumentó que prohibirle viajar fuera de Nuevo México violaría sus derechos de la Primera Enmienda como periodista independiente. Los cargos contra Witzemann incluyen entrada violenta y conducta desordenada en los terrenos del Capitolio.

Después de su arresto, Witzemann le dijo a KOB-TV que otros habían roto las barricadas afuera del Capitolio antes de que él llegara.

“Mi único objetivo era llegar al frente de la acción, por así decirlo, filmarla”, dijo.

Otros acusados ​​que se identificaron como periodistas han sido vinculados a un grupo o movimiento extremista por parte de las autoridades federales.

Nicholas DeCarlo le dijo a Los Angeles Times que él y otro presunto alborotador, Nicholas Ochs, son periodistas. Pero el FBI dijo que Ochs y DeCarlo se identifican a sí mismos como Proud Boys y productores de contenido para un foro en línea llamado “Murder the Media News”.

Los fiscales dicen que DeCarlo escribió “Murder The Media” en una puerta del edificio. Cuando las autoridades registraron más tarde la casa de DeCarlo, encontraron una foto enmarcada de DeCarlo y Ochs posando frente a la puerta con el pulgar hacia arriba.

.



Source link