Alta seroprevalencia en la población peruana que se recupera de la infección por SARS-CoV-2


La investigación dirigida por Antonio M. Quispe del Centro de Investigación en Bioingeniería, Universidad de Ingeniería y Tecnología en Perú examinó las tasas de infección en Iquitos, Perú en diferentes momentos en 2020.

Se encontró que la seroprevalencia era del 70% en la población, lo que indica que la mayoría de las personas en el área se infectaron en algún momento y desarrollaron inmunidad al síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2).

A mediados de 2020, Iquitos, Perú, tenía la mayor cantidad de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 del mundo. A pesar de la inmunidad natural, la ciudad experimentó una segunda ola de coronavirus, con reinfecciones posiblemente debido a la variante P.1.

“La evidencia sugiere que la gran mayoría de los habitantes de Iquitos habían sido infectados con COVID-19 en julio de 2020. Sin embargo, la transmisión pareció continuar a un nivel bajo, como se ve por un ligero aumento en la seroprevalencia en la prueba. volver a probar los resultados, y una seroprevalencia tan alta no evitó una segunda ola impulsada por una variante más peligrosa del virus “.

Su estudio fue publicado recientemente en The Lancet Global Health.

ddd

Estudio: Seroprevalencia de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 en Iquitos, Perú, en julio y agosto de 2020: un estudio poblacional.  Crédito de la imagen: NIAID y The Lancet

¿Por qué Iquitos Perú?

En el momento del estudio, la ciudad de Nueva York tenía la seroprevalencia más alta, y otros países informaron una seroprevalencia que oscilaba entre el 0,3% y el 61,4%. En ausencia de una vacuna COVID-19, lograr la inmunidad de grupo requiere al menos un 70% de seroprevalencia.

Se eligió Iquitos, Perú, porque fue una de las ciudades más afectadas en la primera ola: una gran cantidad de infecciones y muertes derrumbó el sistema de salud pública en unas pocas semanas.

Como lo hicieron

Los investigadores siguieron a las personas que viven en Iquitos, Perú, de julio a septiembre de 2020. Reclutaron participantes de los cuatro distritos, incluido un muestreo de 90,354 hogares.

Los participantes elegibles fueron evaluados en la primera semana de cada mes. También donaron muestras de sangre a través de pinchazos digitales para realizar pruebas de anticuerpos IgG e IgM específicos para el SARS-CoV-2.

El equipo también recopiló datos sobre el exceso de recuentos de muertes a través del Sistema de Información del Registro Nacional de Defunciones de Perú.

Resultados

Los resultados publicados reflejan datos del 13 al 18 de julio de 2020 y el seguimiento de 1 mes del 13 al 18 de agosto de 2020. Los datos de septiembre de 2020 estaban incompletos debido a las dificultades para lograr que los participantes vinieran para un segundo seguimiento.

En total, el estudio reclutó a 716 participantes en los cuatro distritos. Las muestras representativas también tuvieron un grupo diverso de participantes en función del género y la edad. La edad media de los participantes fue de 29,2 años. Aproximadamente el 51% de los participantes eran mujeres y tendían a vivir en las áreas urbanas del distrito de San Juan o Iquitos.

Aproximadamente el 86% de los participantes no informaron problemas de salud. Aquellos que tenían afecciones médicas informaron enfermedades cardíacas, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, obesidad y enfermedades renales. Cuatro personas estaban embarazadas y una participante tenía síndrome de Down.

De los 716 participantes, el 70% tenía anticuerpos IgM o IgG específicos para el SARS-CoV-2. Los resultados sugieren que la mayoría de las personas que viven en Iquitos, Perú, se infectaron con SARS-CoV-2 antes de julio de 2020.

Los anticuerpos parecían ser duraderos. Después del seguimiento de 1 mes, el 66% fueron seropositivos para IgM o IgG.

La seroprevalencia difirió según la edad. Las personas que tenían 60 años o más y los niños menores de 12 tenían las tasas de seroprevalencia más altas.

La seroprevalencia más baja provino del grupo de 18 a 29 años. Sin embargo, este grupo de edad también tuvo una probabilidad significativamente menor de dar positivo por COVID-19 después de un mes en comparación con los participantes menores de 12 años.

Del 87% que vino para el seguimiento de 1 mes, alrededor del 65% se volvieron a realizar las pruebas y dieron positivo para COVID-19. Hubo una incidencia del 2% de nueva exposición a COVID-19.

Los resultados mostraron que las personas que dieron positivo en la prueba de anticuerpos IgG dieron negativo para la reinfección después de un mes.

La incidencia de nuevas exposiciones al COVID-19 fue menor en personas que viven en áreas urbanas que en áreas rurales.

“Las estimaciones de nuestro estudio muestran que la mayoría de los habitantes de Iquitos estaban infectados con COVID-19 antes de nuestra medida de referencia en julio de 2020. Sin embargo, la transmisión pareció continuar a un nivel bajo, como se ve por un ligero aumento en la seroprevalencia en los resultados de la prueba-reprueba. A pesar de tan alta seroprevalencia, tanto Iquitos como Manaus han experimentado segundas oleadas a partir de enero de 2021, probablemente debido a la aparición de la variante SARS-CoV-2 P1 en Manaus, que ha mostrado mayores tasas de transmisibilidad y reinfección ”, concluyeron los investigadores.

.



Source link