Casi una docena de exmilitares entre los arrestados en relación con los disturbios en el Capitolio


Los militares retirados están apareciendo en números alarmantes en carteles de buscados y en documentos de cargos mientras los agentes federales continúan con su serie de arrestos relacionados con el motín mortal en el Capitolio la semana pasada, una tendencia que tiene a los expertos cada vez más preocupados por el peligroso atractivo de los extremistas y paramilitares. grupos.

Hasta ahora, se ha confirmado que al menos nueve de los arrestados por participar en los disturbios eran ex miembros del ejército estadounidense, ha confirmado ABC News a través de archivos judiciales, declaraciones de abogados y registros militares.

Es probable que el número real sea mayor. El jueves, el director del FBI, Chris Wray, dijo que la oficina ha hecho más de 100 arrestos en relación con los disturbios, con muchos más anticipados.

“La gran cantidad de personas con vínculos con las fuerzas del orden o con el ejército ya arrestadas o aparentemente ahora bajo investigación sugiere un nivel más profundo de simpatizantes de la extrema derecha en estos campos”, dijo Javed Ali, ex director senior de contraterrorismo en el Consejo de Seguridad Nacional. .

Algunos expertos llevan años haciendo sonar las alarmas sobre el tema.

Entre los exmilitares arrestados tras el ataque de la semana pasada se encontraba Larry Rendell Brock, quien invadió el Capitolio junto a Eric Gavelek Munchel, ambos luciendo uniformes y equipo militar, incluidas bridas, según el Departamento de Justicia. Munchel, de Tennessee, y Brock, de Texas, estuvieron entre los primeros arrestos cuando los agentes del FBI buscaban determinar si podrían haber estado involucrados en un complot para tomar como rehenes a legisladores.

La Fuerza Aérea confirmó a ABC News que el teniente coronel Brock se retiró en 2014 después de más de dos décadas de servicio, y señaló que había servido como piloto de un A-10 hasta 2007.

Brock fue puesto en confinamiento domiciliario el jueves, según Associated Press. En una entrevista con The New Yorker, Brock dijo: “El presidente pidió a sus seguidores que estuvieran allí para asistir, y sentí que era importante, por lo mucho que amo a este país, estar allí”. Aún no se ha declarado culpable.

Otras personas arrestadas incluyen a David Lester Ross, un ex miembro de la Guardia Nacional de Massachusetts, que fue detenido el 6 de enero cerca del edificio del Capitolio después de que “no obedeció al menos tres advertencias” de los oficiales para dispersarse, según los registros de arresto. . Ross se declaró inocente en su lectura de cargos el jueves, y fue puesto en libertad y se le ordenó mantenerse alejado de DC. Su abogado, Darry Daniels, se negó a comentar cuando ABC News lo contactó.

El viernes, ABC News confirmó que el hombre visto en el video rompiendo una ventana del edificio del Capitolio con un escudo policial es un ex infante de marina. El hombre, Dominic Pezzola, estuvo en la Infantería de Marina durante siete años como soldado de asalto de infantería, dijo el Cuerpo de Marines a ABC News. Había ganado una medalla del Servicio de Defensa Nacional.

Pezzola fue detenido el viernes por la mañana, según el FBI, quien dijo que es la misma persona que se ve en las imágenes “fumando un cigarro dentro del edificio del Capitolio”.

A principios de esta semana, el FBI interrogó a un ex Navy SEAL de reserva después de que se jactó en un video de Facebook sobre “violar el Capitolio”. El video muestra a Adam Newbold, de 45 años, de Lisbon, Ohio, a quien la Marina confirmó que es un operador de guerra especial retirado de la reserva SEAL, en un automóvil a su regreso a casa desde Washington, diciéndole a sus seguidores de Facebook que había querido que los legisladores “lo pensaran dos veces. sobre lo que están haciendo “y dejarlos” temblando en sus zapatos “.

Cuando fue contactado por ABC News el martes, Newbold pidió perdón por su participación, diciendo: “No soy un terrorista. No soy un traidor”.

En el juramento que prestan al alistarse, el personal y los oficiales militares estadounidenses juran “apoyar y defender la Constitución de los Estados Unidos contra todos los enemigos, tanto nacionales como extranjeros”.

Mary McCord, experta en seguridad nacional desde hace mucho tiempo que ahora dirige el Instituto de Defensa y Protección Constitucional de Georgetown Law, dijo a ABC News que la radicalización de los militares y su participación en el motín del Capitolio la semana pasada no le sorprende y ha sido un problema durante mucho tiempo. .

“Algunas milicias ilegales reclutan específicamente del ejército debido a su experiencia en armas de fuego, explosivos y habilidades tácticas”, explicó McCord. “Y la idea de seguir teniendo una misión puede resultar muy atractiva para los exmilitares, sobre todo si están predispuestos ideológicamente con las milicias ilegales”.

McCord lo calificó como “un problema grave” y dijo que es algo que los militares “deberían abordar”, tanto con respecto al servicio activo como a los ex militares.

Los pedidos de disciplina contra los ex militares que participaron en los disturbios han ido en aumento desde la semana pasada.

“Creo que deberíamos arrojarles el libro, en la mayor medida posible”, dijo el representante Rubén Gallego, demócrata de Arizona. “Si está fuera del servicio activo, quiero encontrar una manera de traerlo de regreso y acusarlo”.

“Y si lo condenan, deberíamos poder quitarle sus beneficios”, agregó Gallego.

El personal militar que se jubila después de 20 años de servicio tiene derecho a beneficios como el pago mensual de jubilación militar, acceso a la atención médica y planes de salud del Departamento de Defensa y acceso a comisarios militares. Aquellos que se van antes de los 20 años de servicio no reciben pago de jubilación militar ni acceso a atención militar del DOD, pero sí tienen acceso a beneficios de Asuntos de Veteranos como atención médica y préstamos hipotecarios.

El lunes, la senadora Tammy Duckworth, demócrata por Illinois, envió una carta al secretario de Defensa en funciones, Chris Miller, solicitando que las organizaciones de investigación criminal del Departamento de Defensa trabajen con el FBI y la Policía del Capitolio para investigar a los militares actuales y retirados que puedan haber participado en la ataque. En la carta, instó a Miller a “tomar las medidas adecuadas para responsabilizar a las personas según el Código Uniforme de Justicia Militar”.

“Mantener el buen orden y la disciplina exige que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos eliminen a los extremistas que se infiltran en el ejército y amenazan nuestra seguridad nacional”, escribió Duckworth.

En la corte, sin embargo, los ex militares han estado citando sus antecedentes militares al buscar una consideración especial de la corte, o el perdón del presidente Donald Trump.

“Mi cliente luchó, estuvo en el ejército, sirvió honorablemente. No tiene antecedentes penales”, dijo el abogado de Jacob Chansley, también conocido como Jake Angeli, el hombre que fue fotografiado durante el motín vistiendo cuernos y pintura corporal. “Y él, como muchas otras personas privadas de derechos en nuestro país, se sentía muy, muy, muy sólidamente sincronizado con el presidente Trump”.

ABC News ha confirmado que Chansley solía ser un empleado de suministros de la Marina.

Y los oficiales de policía de Virginia Thomas Robertson y Jacob Fracker parecen haber publicado una foto de ellos mismos con el dedo medio levantado, frente a la estatua de John Stark en el Capitolio, según la declaración de hechos del Departamento de Justicia en el caso. Después del motín, Robertson defendió repetidamente su participación, diciendo que estaba “orgulloso” de la foto porque “estaba dispuesto a poner piel en el juego”, según el documento del Departamento de Justicia.

Los dos oficiales fueron puestos en licencia administrativa, según un comunicado de la localidad de Rocky Mount, donde ambos trabajan. Durante una entrevista con un medio de comunicación local, Robertson dijo que él y Fracker “no participaron en ningún acto de violencia o daños a la propiedad” y sugirió que la Policía del Capitolio les permitió entrar al edificio.

El Ejército confirmó a ABC News que Fracker es un cabo actual en la Guardia Nacional de Virginia, aunque enfatizaron que no está de servicio con las tropas de la Guardia Nacional de Virginia actualmente en DC.

“El Ejército está comprometido a trabajar en estrecha colaboración con el FBI para identificar a las personas que participaron en el violento ataque al Capitolio para determinar si los individuos tienen alguna conexión con el Ejército”, dijeron en un comunicado.

Al comparecer ante un juez federal después de su arresto, Robertson citó lo que describió como 23 años de experiencia militar como la razón por la que no debería ser detenido en espera de juicio.

El juez estuvo de acuerdo y ordenó que Robertson fuera puesto en libertad bajo fianza.

Luis Martínez, Ben Siegel y Luke Barr de ABC News contribuyeron a este informe.



Source link