El entretenimiento frente a la pantalla afecta negativamente los hábitos alimenticios de los niños y adolescentes



El tiempo que los niños y adolescentes dedican al entretenimiento frente a la pantalla -computadoras, teléfonos móviles, televisión y videojuegos- afecta negativamente a sus hábitos alimentarios.

Ésta es la principal conclusión que se extrae de una investigación realizada por el grupo de investigación EpiPHAAN (Epidemiología, Actividad Física, Acelerometría y Nutrición) de la Universidad de Málaga, que además establece que el nivel educativo de los padres también está asociado a la adherencia a la dieta mediterránea.

Esta investigación se ha realizado dentro del Estudio PASOS -Actividad física, sedentarismo, estilos de vida y obesidad en la juventud española- de la Fundación Gasol, que analizó a más de 3800 niños y adolescentes, de 8 a 16 años, de 245 colegios de toda España, con el fin de evaluar el nivel de actividad física, sedentarismo, estilos de vida y obesidad de los jóvenes españoles y sus familias.

La dieta mediterránea es una de las más completas, equilibradas y saludables, ya que previene la obesidad y representa un seguro de vida frente a las enfermedades cardiovasculares.. “

Julia Wärnberg, autora principal del estudio e investigadora y experta en nutrición, Universidad de Málaga

El estudio de Wärnberg se ha publicado en Revista de medicina clínica.

Este estudio evidencia que en niños y adolescentes un mayor tiempo de pantalla se asocia a un menor consumo de frutas, verduras, legumbres, pescados y frutos secos -los pilares de la dieta mediterránea- y a un mayor consumo de dulces, caramelos y comida rápida.

Según los expertos, es importante que los niños y adolescentes sigan la dieta mediterránea para mantener buenos hábitos alimenticios, reducir la probabilidad de obesidad infantil y adolescente y mejorar su salud en la edad adulta. “Es fundamental potenciar este patrón dietético, así como sus hábitos de vida relacionados, como la actividad física y la reducción del sedentarismo”, destaca la investigadora de la UMA.

Asimismo, los científicos evidenciaron que el bajo nivel educativo de los padres influye en la adopción de peores estilos de vida entre los niños y adolescentes, incluidas las malas dietas, así como el escaso conocimiento de la nutrición y la conciencia sobre aspectos nutricionales.

Fuente:

Referencia de la revista:

Wärnberg, J., et al. (2021) El tiempo frente a la pantalla y el nivel educativo de los padres se asocian con una mala adherencia a la dieta mediterránea en niños y adolescentes españoles: el estudio PASOS. Revista de medicina clínica. doi.org/10.3390/jcm10040795.

.



Source link