El estudio examina el papel de los ligandos de muerte celular programada en las respuestas inmunitarias de la piel

[ad_1]

Células T son una parte crucial del sistema inmunológico adaptativo humano. En respuesta a un invasor extraño en el cuerpo, varios subconjuntos de células T son responsables de varias funciones que incluyen matar las células infectadas y secretar moléculas de señalización llamadas citocinas que le dicen a otras células inmunes a dónde ir y qué hacer. Los diferentes tipos de células T y otras células inmunes a menudo se caracterizan por la presencia de ciertas proteínas en la superficie celular. Sin embargo, no está claro cómo estas proteínas afectan las funciones e interacciones celulares durante una respuesta inmune.

En un nuevo estudio publicado en Revista de Dermatología Investigativa, un equipo dirigido por investigadores de la Universidad de Tsukuba ha examinado las funciones de un receptor llamado proteína de muerte celular programada 1 (PD-1), así como dos moléculas de la superficie celular que pueden unirse a este receptor, ligando-1 de muerte celular programada / 2 (PD-L1 y PD-L2). Estas proteínas forman un sistema conocido como puntos de control inmunológico. PD-1 se expresa mediante células T activadas, mientras que PD-L1 y PD-L2 pueden expresarse mediante una amplia variedad de tipos de células.

Los puntos de control inmunológico son parte de la tolerancia, que es la forma en que el sistema inmunológico sabe que no debe atacar a sus propias células. Las interacciones entre PD-1 y sus ligandos pueden impedir que las células T proliferen y produzcan citocinas. La importancia de esto se demostró previamente cuando los ratones de laboratorio que carecen del gen PD-1 desarrollaron enfermedades autoinmunes. Sin embargo, se sabe menos sobre las funciones y los patrones de expresión de PD-L1 y PD-L2. Debido a esto, el grupo de investigación tuvo como objetivo investigar estos ligandos en varios subconjuntos de células T.

Sabemos que la unión del ligando del receptor PD-1 es extremadamente significativa y ha sido un objetivo de diferentes inmunoterapias para el tratamiento del cáncer. Muchas células cancerosas expresan estas moléculas de control y, por lo tanto, pueden evadir el sistema inmunológico. Sin embargo, no comprendemos completamente las diferencias entre las funciones de PD-L1 y PD-L2 en las respuestas inmunitarias “.

Profesora Naoko Okiyama, autora principal del estudio

El equipo estimuló dos tipos de células inmunes con tres citocinas individuales y descubrió que PD-L1 fue inducida en estas células por interferón-gamma (IFN-γ) e interleucina (IL) -17A, mientras que PD-L2 fue inducida por IL-4. . Sobre la base de estos resultados, los investigadores luego examinaron modelos de ratón de diversas afecciones inflamatorias de la piel, centrándose en los tres subconjuntos de células T que tienen respuestas mediadas por IFN-γ, IL-17A e IL-4, respectivamente. Las respuestas Th1 mediadas por IFN-γ incluyen reacciones inmunes a infecciones por virus y casi todas las enfermedades autoinmunes, y las células Th17 mediadas por IL-17A responden a infecciones fúngicas y algunos trastornos inflamatorios como psoriasis y espondilitis anquilosante. Sin embargo, las respuestas Th2 mediadas por IL-4 están representadas por reacciones inmunes en la verminación y trastornos alérgicos como la dermatitis atópica.

“Los ratones que probamos eran de tipo salvaje (normales), deficientes en PD-L1 o deficientes en PD-L2”, dice el profesor Okiyama. “El aumento del grosor de la oreja debido a la hinchazón fue indicativo de una inflamación de la piel similar a la dermatitis en este sistema modelo”.

Curiosamente, el grupo observó que el grosor de la oreja era más pronunciado en los ratones deficientes en PD-L1 en los modelos Th1 y Th17 en comparación con los animales de tipo salvaje y deficientes en PD-L2. Lo contrario fue cierto para el modelo Th2, ya que los ratones deficientes en PD-L2 tenían un grosor de oreja más extenso.

Estos resultados sugieren que PD-L1 juega un papel más predominante en las respuestas de células T mediadas por IFN-γ e IL-17A, mientras que PD-L2 es más central para las respuestas de células T basadas en IL-4. Estos datos fascinantes proporcionan una mayor comprensión de los puntos de control inmunológico y ayudarán en el desarrollo de inmunoterapias contra el cáncer.

Fuente:

Referencia de la revista:

Tanaka, R., et al. (2021) Participación diferencial de ligandos de muerte celular programada en la respuesta inmune de la piel. Revista de Dermatología Investigativa. doi.org/10.1016/j.jid.2021.06.026.

.

[ad_2]

Source link