El líder de Oath Keepers, durante el ataque al Capitolio, supuestamente les dijo a sus seguidores que ‘es mejor que Trump haga su maldito deber’


Los fiscales dicen que Stewart Rhodes habló por teléfono con los miembros durante los disturbios.

A medida que los fiscales federales parecen seguir enfocándose en el líder de Oath Keepers, Stewart Rhodes, por su papel potencial En el motín del 6 de enero en el Capitolio, los documentos judiciales describen más comunicaciones entre Rhodes y miembros del grupo de la milicia durante y después del ataque, incluido un presunto mensaje de Rhodes que sugiere que esperaba que el presidente Donald Trump tomara medidas durante el ataque.

Los fiscales federales alegaron en la última presentación que Rhodes, identificado como “Persona uno”, que en documentos anteriores de la investigación se ha descrito como el líder y fundador de los Oath Keepers, tuvo una breve llamada telefónica con otro Oath Keeper cuando esa persona se posicionó. entre un grupo de alborotadores que trabajaban para forzar la apertura de la entrada este del Capitolio minutos antes de entrar en el edificio.

Según los fiscales, Rhodes, a quien se hace referencia no por su nombre sino como “Persona uno”, intercambió una llamada telefónica de 97 segundos alrededor de las 2:32 pm con la líder de Florida Oath Keepers, Kelly Meggs, quien ha sido acusada en el caso de conspiración antidisturbios del Capitolio Meggs y otros miembros de una “pila” táctica, vestidos con ropa de la milicia, se abrieron paso entre la multitud para entrar al Capitolio.

Minutos después, la pila de Oath Keepers entró por la fuerza al Capitolio, según el expediente judicial.

Rhodes no ha sido acusado de ningún delito y ha negado haber coordinado o desempeñado un papel en el ataque al Capitolio. No respondió a una solicitud de comentarios de ABC News.

La nueva evidencia es parte del esfuerzo de los fiscales para mantener detenida hasta el juicio a Jessica Watkins, una de los 10 presuntos guardianes de juramentos acusados ​​en la conspiración antidisturbios del Capitolio. Watkins solicitó la liberación del tribunal, argumentando que esas comunicaciones, que según los fiscales se intercambiaron a través de la plataforma de mensajería encriptada Signal, no contienen evidencia de una conspiración para detener la certificación del Colegio Electoral.

Según las presentaciones judiciales recientes del gobierno, la llamada durante el motín se produjo después de que Rhodes, en comunicaciones previamente reveladas en las que se lo identificaba como “Persona uno”, usara un chat grupal de Signal titulado “DC OP: 6 de enero al 21”, para compartir con otros miembros una fotografía del Capitolio con una leyenda que decía “Lado sur del Capitolio de los Estados Unidos. Patriotas golpeando puertas”.

Poco después, mientras los Oath Keepers y otros estaban dentro del Capitolio, Rhodes publicó una foto que mostraba a la gente en el Capitolio y escribió: “Es mejor que Trump cumpla con su maldito deber”.

Otros mensajes nuevos incluidos en el expediente judicial muestran a Rhodes a las 5:50 p. M. Pidiendo a los líderes que “verifiquen para asegurarse de tener a todos los miembros de su equipo. Si falta alguien, publíquenlo aquí”, y más tarde en la noche envían un mensaje largo que sirvió como un grito de guerra, comparando los eventos del 6 de enero con el Boston Tea Party en 1773.

“Tenemos una última oportunidad de lograr que Trump haga su trabajo y su deber”, escribió Rhodes según los fiscales. “Los patriotas que ingresan a su propio Capitolio para enviar un mensaje a los traidores no es NADA en comparación con lo que vendrá si Trump no toma una acción decisiva en este momento”.

Rhodes continuó diciendo que era muy importante para Trump ver los disturbios en el Capitolio, y agregó: “Espero que haya captado el mensaje”.

A la mañana siguiente, el 7 de enero, el guardián de juramentos Joshua James supuestamente envió un mensaje al grupo: “Trump concedió … se acabó. Perdemos”.



Source link