El tratamiento natural a base de harina hecha de gusanos de la harina puede ayudar a prevenir la diabetes mellitus tipo II



Científicos del Grupo de Investigación en Biorreactores (BIO-110) de la Universidad de Granada (UGR) han demostrado que un tratamiento natural a base de harina a base del insecto Tenebrio molitor (más comúnmente conocido como gusano de la harina) puede ayudar a prevenir la diabetes mellitus tipo II.

Los investigadores obtuvieron e identificaron con éxito péptidos (moléculas que comprenden uno o más aminoácidos unidos por enlaces químicos) que pueden ejercer un efecto preventivo contra la diabetes a partir de la fracción proteica del insecto Tenebrio molitor.

El sustrato utilizado fue harina del insecto que fue donada por la empresa salmantina Tebrio, empresa pionera en la cría de insectos a escala industrial en Europa. La producción de insectos es más sostenible y económica que otros medios de obtención de fuentes de proteínas y el valor nutricional de esta fuente es de interés para su uso en la alimentación humana.

La diabetes mellitus tipo II es una de las enfermedades más prevalentes en el mundo actual, con más de 400 millones de personas afectadas. La Organización Mundial de la Salud estima que fue la séptima causa de muerte más prevalente en 2016 y que 700 millones de personas pueden verse afectadas por esta enfermedad en 2045. Las soluciones que se aplican actualmente en su tratamiento son las inyecciones de insulina o la administración oral de diversos fármacos que actúan inhibiendo enzimas como la DPP-IV o la glucosidasa, o análogos hormonales implicados en la restauración de la actividad de la insulina, una característica definitoria de esta enfermedad. Sin embargo, estas opciones a menudo producen efectos secundarios no deseados en los seres humanos.

Efecto antidiabético

Actualmente se está investigando activamente el uso potencial de péptidos derivados de proteínas dietéticas con la capacidad de inhibir estas enzimas, generando así un efecto antidiabético en el paciente. Su ventaja sobre los tratamientos actuales es la ausencia de efectos secundarios y la relativa facilidad con la que estos péptidos pueden obtenerse utilizando recursos proteicos naturales. Existen estudios in vivo con leche y proteínas marinas, por ejemplo, que las muestran como una alternativa viable para su uso como principios activos en alimentos funcionales.

El estudio realizado en la UGR se centró en la obtención de péptidos con capacidad antidiabética e implicó optimizar la liberación de péptidos contenidos en la proteína de Tenebrio molitor mediante procesos enzimáticos. Los científicos obtuvieron con éxito hidrolizados de proteínas de insectos con valores de bioactividad comparables a las fuentes tradicionales, apuntando a la posibilidad de incentivar la producción de este tipo de producto a partir de esta fuente proteica sostenible. Se identificaron siete péptidos inhibidores de la enzima DPP-IV, con una longitud media de 5 aminoácidos, y seis péptidos inhibidores de la enzima glucosidasa, con una longitud media de entre 2 y 4 aminoácidos.

El uso de insectos en la alimentación funcional es, y seguirá siendo, un tema de investigación de gran relevancia ya que ofrece una potencial solución a diversos desafíos que enfrentamos actualmente en la sociedad, concluyen los investigadores de la UGR.

Fuente:

Referencia de la revista:

Rivero-Pino, F., et al. (2021) Identificación de péptidos inhibidores de dipeptidil peptidasa IV y α-glucosidasa nuevos de Tenebrio molitor. Comida y función. doi.org/10.1039/D0FO02696D.

.



Source link