Grupo de la marina británica: secuestradores dejaron un barco frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos

[ad_1]

La marina británica dice que los secuestradores que abordaron un barco frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos en el Golfo de Omán abandonaron el barco, sin dar más detalles.

FUJAIRAH, Emiratos Árabes Unidos – Los secuestradores que se apoderaron de un barco frente a las costas de los Emiratos Árabes Unidos en el Golfo de Omán abandonaron el barco objetivo el miércoles, informó la marina británica, sin dar más detalles.

“El barco está a salvo”, dijo el grupo, sin identificar el barco. La autoridad naviera Lloyd’s List y la firma de inteligencia marítima Dryad Global nombraron al buque secuestrado como el buque cisterna de asfalto con bandera de Panamá Asphalt Princess. El propietario del barco, que figura como Glory International, con sede en la zona franca de Emiratos, no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.

Los datos de seguimiento por satélite del Asphalt Princess habían mostrado que se dirigía gradualmente hacia aguas iraníes frente al puerto de Jask la madrugada del miércoles, según MarineTraffic.com. Más tarde, sin embargo, se detuvo y cambió de rumbo hacia Omán, justo antes de que el grupo de la marina británica anunciara que los intrusos se habían ido.

Dos aviones de patrulla de la Royal Air Force de Omán, identificados como Airbus C-295MPA y Lockheed C-130H Hercules, volaron en círculos sobre las aguas frente a Fujairah el miércoles, según datos de FlightRadar24.com.

No quedó claro de inmediato quién fue el responsable del intento de secuestro del barco, que se desarrolló en medio de las intensas tensiones entre Irán y Occidente por el andrajoso acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y las potencias mundiales. En los últimos años, el transporte marítimo comercial en vías fluviales vitales del Golfo Pérsico se ha visto cada vez más atrapado en la mira.

Más recientemente, Estados Unidos, Reino Unido e Israel han culpado a Irán por un ataque con drones contra un petrolero vinculado a un multimillonario israelí frente a las costas de Omán que mató a dos personas. La incursión marcó el primer asalto fatal conocido en la guerra de las sombras contra barcos en aguas del Medio Oriente. Irán ha negado su participación.

Al parecer, en respuesta a la incautación del barco del martes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, describió los recientes ataques marítimos en el Golfo Pérsico como “completamente sospechosos”. Negó que Irán desempeñara algún papel.

La Quinta Flota del ejército estadounidense con sede en Medio Oriente y el Ministerio de Defensa británico no respondieron las llamadas para hacer comentarios sobre el presunto secuestro. El gobierno emiratí no reconoció de inmediato el incidente.

A última hora del martes, cuando el secuestro reportado estaba en marcha, seis petroleros frente a la costa de Fujairah anunciaron casi al mismo tiempo a través de sus rastreadores del Sistema de Identificación Automática que “no estaban bajo mando”, según MarineTraffic.com. Por lo general, eso significa que una embarcación ha perdido potencia y ya no puede gobernar.

El golfo de Omán está cerca del estrecho de Ormuz, la estrecha boca del golfo Pérsico a través de la cual pasa una quinta parte de todo el petróleo. Fujairah, en la costa este de los Emiratos Árabes Unidos, es un puerto principal de la región para que los barcos embarquen nuevos cargamentos de petróleo, recojan suministros o intercambien tripulaciones.

En el verano de 2019, las tropas de la Guardia Revolucionaria de Irán detuvieron un petrolero de bandera británica, el Stena Impero, cerca del Estrecho de Ormuz, una redada que se produjo después de que Gran Bretaña se apoderó de un petrolero iraní frente a la costa de Gibraltar bajo sospecha de que el barco se dirigía a Siria en violación de las sanciones de la Unión Europea.

El año pasado, un petrolero buscado por Estados Unidos por supuestamente eludir las sanciones contra Irán fue secuestrado frente a la costa emiratí y luego terminó en Irán, aunque Teherán nunca reconoció el incidente.

Y en enero, tropas armadas de la Guardia Revolucionaria iraní asaltaron un petrolero surcoreano y obligaron al barco a cambiar de rumbo y viajar a Irán. Si bien Irán afirmó que detuvo el barco por preocupaciones de contaminación, pareció vincular la incautación con negociaciones sobre miles de millones de dólares en activos iraníes congelados en bancos surcoreanos.

———

DeBre informó desde Dubai, Emiratos Árabes Unidos

.

[ad_2]

Source link