Guatemala intenta bloquear caravana de 9.000 migrantes hondureños


Los soldados guatemaltecos han bloqueado parte de una caravana de hasta 9,000 migrantes hondureños no muy lejos de donde ingresaron al país en un intento por llegar a la frontera con Estados Unidos.

CIUDAD DE GUATEMALA – Soldados guatemaltecos bloquearon parte de una caravana de hasta 9.000 migrantes hondureños el sábado en un punto no muy lejos de donde entraron al país buscando llegar a la frontera con Estados Unidos.

Los soldados, muchos con cascos y con escudos y palos, formaron filas al otro lado de una carretera en Chiquimula, cerca de la frontera con Honduras, para bloquear la procesión de migrantes.

“El gobierno de Guatemala lamenta esta violación a la soberanía nacional y hace un llamado a los gobiernos de Centroamérica para que tomen medidas para evitar poner en riesgo a sus habitantes en medio de la emergencia de salud por la pandemia”, continuó el comunicado de Giammattei.

Guatemala ha establecido casi una docena de puntos de control en las carreteras y puede comenzar a transportar en autobús a más migrantes de regreso a Honduras, como lo ha hecho antes, argumentando que representan un riesgo para ellos y para otros al viajar durante la pandemia de coronavirus.

Los gobiernos de toda la región han dejado en claro que no dejarán pasar a la caravana.

El viernes por la noche, dos grupos de más de 3.000 migrantes hondureños se abrieron paso hacia Guatemala sin registrarse, parte de una caravana de migrantes más grande que había salido de la ciudad hondureña de San Pedro Sula antes del amanecer. Un tercer grupo ingresó a Guatemala el sábado.

El viernes, los migrantes partieron alrededor de las 4 am de San Pedro Sula, hombres jóvenes y familias enteras cargando niños dormidos. Algunos tomaron paseos rápidamente mientras otros caminaban por la carretera escoltados por la policía.

Mainor García, un trabajador de 19 años de San Pedro Sula, llevaba una mochila violeta mientras caminaba por la carretera el viernes temprano. Dijo que estaba asustado por el viaje, pero dispuesto a correr el riesgo. “(Los huracanes) Eta e Iota destruyeron todas nuestras casas”, dijo.

“No hay más remedio” que irse, dijo Oscar Zaldivar, de 25 años, conductor de Cofradia. “Tienes que irte de este país porque aquí vamos a morir”.

El Comité Internacional de la Cruz Roja dijo en un comunicado el viernes que “La combinación del COVID-19, la exclusión social, la violencia y los desastres relacionados con el clima que ocurren al mismo tiempo con una magnitud rara vez vista antes en Centroamérica plantea nuevos desafíos humanitarios. “

Los migrantes se van con poca certeza de hasta dónde llegarán. Los gobiernos regionales han aparecido recientemente más unidos que nunca para detener su progreso.

Francisco Garduño Yáñez, titular del Instituto Nacional de Migración de México, dijo en un comunicado el viernes que su país tiene “que garantizar nuestro territorio nacional” y pidió “una migración ordenada, segura y legal, con respeto a los derechos humanos y con políticas humanitarias”.

El miércoles, la Conferencia Regional sobre Migración de 11 naciones “expresó su preocupación por la exposición de los migrantes irregulares a situaciones de alto riesgo para su salud y su vida, principalmente durante la emergencia sanitaria”.

El jueves, funcionarios mexicanos dijeron que habían discutido la migración con la elección del presidente electo de Estados Unidos Joe Biden para asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, y discutieron un posible programa para el desarrollo del norte de Centroamérica y el sur de México “en respuesta a la crisis económica causada por la pandemia y los huracanes recientes en la región ”.

——

Escalon informó desde San Pedro Sula, Honduras.

.



Source link