¿La infección por SARS-CoV-2 no grave se caracteriza por una proliferación temprana de células T?


El grado de gravedad de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), causada por el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus-2 (SARS-CoV-2), varía de asintomático, leve a grave. Los científicos descubrieron que durante la primera ola de la pandemia, los individuos infectados con SARS-CoV-2 no grave, antes del inicio del programa de vacunación, indujeron mecanismos efectivos de defensa del huésped en poblaciones sin experiencia.

Hasta la fecha, se ha documentado poca evidencia con respecto a las respuestas inmunes después del inicio de los síntomas o la detección del virus. Además, no se han realizado estudios transversales que definan el momento de la infección. Por lo tanto, no hay ningún informe disponible que explique la relación entre las primeras respuestas inmunes al COVID-19 y la cinética temporal. Los científicos creen que comprender la respuesta inmune temprana con respecto a la población asintomática o levemente infectada puede ayudar a determinar los factores asociados con la protección inmune en poblaciones sin experiencia. Esto también puede proporcionar percepciones sobre las variantes que no reaccionan a las vacunas desarrolladas. Nueva investigación publicada en el medRxiv* El servidor de preimpresión se ocupa de esta brecha de investigación mediante la transcriptómica sanguínea, la citometría de flujo multiparamétrica y los métodos de secuenciación del receptor de células T (TCR).

Estudio: La infección no grave por SARS-CoV-2 se caracteriza por una proliferación muy temprana de células T independiente de las respuestas al interferón tipo 1 y distinta de otros virus respiratorios agudos.  Haber de imagen: Kateryna Kon / Shutterstock

Los científicos del estudio actual llevaron a cabo un perfil transcripcional semanal de todo el genoma de las muestras de sangre obtenidas de individuos antes, durante y después de las infecciones por SARS-CoV-2. Este experimento se llevó a cabo durante la primera ola epidémica en Londres, y los resultados se compararon con los datos disponibles públicamente sobre experimentos humanos, que se ocupan de las respuestas inmunitarias a otros virus respiratorios agudos. Los investigadores afirman que la investigación actual es el primer informe que trata sobre la en vivo respuestas inmunes a la infección por COVID-19. Llevaron a cabo un muestreo en serie sistemático de personas que estaban en riesgo de infección por SARS-CoV-2 durante el pico de la primera ola epidémica en Londres.

Por lo general, después del inicio de la infección viral, el mecanismo de defensa temprano del huésped se rige por la inducción de interferones de tipo 1 (IFN). Estudios anteriores han informado que en casos graves de la enfermedad, se produjo una disminución de la respuesta inmunitaria debido a (a) la producción de autoanticuerpos contra los IFN de tipo 1, (b) los polimorfismos genéticos con respecto a la disminución de la expresión de una subunidad del receptor de IFN de tipo 1, y (c) polimorfismos genéticos que disminuyen la expresión del grupo de genes de oligoadenilato sintetasa inducible por IFN (OAS). Por tanto, en otras palabras, las respuestas al IFN de tipo 1 son extremadamente importantes para proporcionar una protección eficaz contra la infección por SARS-CoV-2.

La investigación actual ha demostrado que el IFN tipo 1 puede brindar protección temprana a las personas contra COVID-19. La presencia de IFN se detectó, por el método de PCR, antes de la infección, independientemente de los síntomas. Esta detección temprana de genes inducibles por IFN en el transcriptoma sanguíneo podría deberse a la aparición de respuestas inmunes localizadas en el sitio de la infección, o como resultado del tráfico de leucocitos a través de los tejidos linfoides.

Un estudio anterior reveló la importancia de utilizar transcripciones en sangre inducibles por IFN como biomarcador de diagnóstico para la detección de una infección viral temprana. Además, la respuesta temprana de proliferación de células T en el transcriptoma sanguíneo mostró el predominio de CD8 y CD4 en menor grado. Este estudio se realizó utilizando módulos transcripcionales específicos del tipo de célula. Estos resultados se validaron mediante citometría de flujo que mostró un aumento significativo en CD8 positivo para Ki67 Células T. Además, se encontró un aumento en los clones de células T con la ayuda de la secuenciación del receptor de células T (TCR).

Los experimentos de modelado anteriores con humanos mostraron la presencia de respuestas de IFN de tipo 1 en una variedad de virus respiratorios agudos distintos del SARS-CoV-2. Por el contrario, la investigación actual informa una respuesta temprana significativa de las células T al SARS-CoV-2. Un estudio comparativo basado en datos obtenidos de bases de datos emergentes de TCR específicos de SARS-CoV-2 reveló un aumento de clones de células T en células reactivas de SARS-CoV-2. Estas células ya se manifestaron en individuos antes de infectarse con COVID-19.

Los científicos han informado que la reacción de cada individuo al SARS-CoV-2 es diferente debido a las diferencias en su respuesta inmune. Por ejemplo, en algunos casos, se ha informado de la reactividad de las células T 5-10 días después del inicio de los síntomas; sin embargo, en otros casos, se ha observado la presencia de células T con reactividad cruzada de la exposición anterior al coronavirus estacional. Además, este estudio planteó la hipótesis de que las respuestas de las células B podrían retrasarse y desempeñar un papel menos importante en el aclaramiento viral rápido en individuos asintomáticos y no gravemente infectados.

Una de las limitaciones de este estudio es que debido al análisis de muestras de ARN a granel para el perfil transcripcional y la secuenciación de TCR, no se determinó la heterogeneidad transcripcional a nivel celular. En el futuro, se debe realizar una comparación entre el COVID-19 severo y no severo con un tamaño de muestra mayor. Los científicos creen que aunque la vacunación masiva es la estrategia para contener la pandemia en curso, determinar los factores que gobiernan la inmunidad natural jugaría un papel importante en el desarrollo de nuevas vacunas. La identificación de los determinantes antigénicos de las primeras respuestas de las células T en la infección asintomática por SARS-CoV-2 ayudaría al desarrollo de vacunas universales contra el coronavirus.

*Noticia importante

medRxiv publica informes científicos preliminares que no son revisados ​​por pares y, por lo tanto, no deben considerarse concluyentes, guiar la práctica clínica / comportamiento relacionado con la salud o tratarse como información establecida.

.



Source link