Las experiencias de realidad virtual se pueden utilizar para formar profesionales en donación y trasplante de órganos.



El Instituto de Donación y Trasplantes (DTI) e Immersium Studio, spin-off de la UOC, han desarrollado experiencias de realidad virtual que pueden servir para formar a los profesionales sanitarios en el ámbito de la donación y el trasplante de órganos y tejidos. Los contenidos incluyen entrevistas a familiares de donantes y visita a un hospital para conocer las prácticas implantadas en el modelo español de donación y trasplante de órganos y tejidos. De hecho, España es actualmente el líder mundial en este campo y, según datos del Ministerio de Sanidad, representó el 20% de los donantes de la UE y el 6% de los donantes del mundo en 2019.

Family Approach VR ha sido la primera actividad desarrollada, con la participación de profesionales de la salud de 24 países hasta el momento. La experiencia permite a los estudiantes perfeccionar las habilidades necesarias para gestionar entrevistas con familiares en duelo que pueden convertirse en donantes de órganos. Los profesionales practican técnicas que incluyen dar malas noticias y gestionar el consentimiento para la donación de órganos y tejidos.

Con esta experiencia de realidad virtual, la toma de decisiones tiene consecuencias directas que cambian la forma en que se da la experiencia de aprendizaje “.

Luis Villarejo, CEO de Immersium Studio

Cada alumno vive una experiencia personalizada que se produce a partir de sus decisiones, y que puede o no concluir con el consentimiento de la familia para la donación. Las situaciones con las que interactúan buscan ser realistas, utilizando recreaciones de casos reales con actores profesionales. “La experiencia ofrece a los usuarios una retroalimentación constante sobre sus acciones, explicando lo que hicieron bien o mal, para que puedan perfeccionar sus conocimientos y hacer correcciones, si es necesario”, agregó Villarejo. Además, según sus creadores, gracias a esta experiencia virtual, los profesionales aprenden a apoyar a una familia en el afrontamiento de la pérdida de un ser querido.

En esta actividad formativa han participado profesionales sanitarios de ocho de los principales hospitales españoles. Según Francisco Muela, enfermero coordinador de trasplantes del Hospital Clínic de Barcelona, ​​se trata de “una oportunidad de hacer más real el contacto que el role playing que hacemos entre los miembros del equipo cuando nunca antes hemos dado una mala noticia y nos incorporamos al servicio de Coordinación de Trasplantes”. Muela ha destacado que aprender con la realidad virtual, con la posibilidad de elegir entre distintas opciones, ayuda a “repensar mejor la situación antes de apresurarse, mantener la calma y planificar con más cuidado la estrategia de acercamiento a los familiares”. Además, la enfermera destacó que al ser la experiencia personalizada, “hace que sea más fácil experimentar y aprender de tus errores”.

Para el Dr. Chlöe Ballesté, Director de Desarrollo y Cooperación Internacional de DTI, aprender de la experiencia y los propios errores proporciona una forma de “aprender sin molestar a personas reales, que ya están pasando por un momento muy difícil”. Ballesté destacó que la tecnología no es simplemente complementaria a la formación tradicional sino que sumerge a los profesionales de la salud en una “experiencia en vivo individualizada que es muy difícil de replicar con formadores presenciales, por el tiempo necesario y el profesorado que requeriría”. Además, la formación online con realidad virtual permite que se realice desde cualquier parte del mundo, lo que ha supuesto que el curso “se haya abordado desde una perspectiva universal, de modo que pueda ser utilizado de forma rentable por cualquier profesional en cualquier país, aunque nosotros Pretendemos personalizarlo en el futuro para cada localidad que lo requiera, adaptándonos a los diferentes modelos de donación y trasplante ”, dijo. “La técnica de entrenamiento inmersivo también nos permite organizar una visita a un hospital virtual para que los participantes puedan entender cómo funciona y cómo está organizado, sin tener que desplazarse”, añadió.

Family Approach VR utiliza la interacción basada en la voz y el cambio de roles (los usuarios pasan de ser médicos de cuidados intensivos a coordinadores de trasplantes) con cambios drásticos en la dirección que toma la experiencia, dependiendo de si el estudiante toma las decisiones correctas o incorrectas. La formación incluye un sistema de autoevaluación y seguimiento utilizado por los formadores y por los propios alumnos que les permite ver dónde se encuentran en el proceso de aprendizaje.

El modelo español como referente en donación y trasplante de órganos y tejidos

DTI e Immersium Studio han desarrollado una segunda experiencia para aprender de las mejores prácticas del modelo español en donación y trasplante de órganos y tejidos. El TPM Journey es una visita virtual a un hospital terciario simulado que permite a los estudiantes aprender de las mejores prácticas integradas en el modelo español de donación y trasplante. El papel central es el coordinador de trasplantes, que acompaña al usuario a través de los diferentes departamentos y servicios del hospital, incluido el seguimiento del caso. En cada departamento, los estudiantes son recibidos por el personal de dirección, que les explica en qué consiste su trabajo. Los departamentos involucrados incluyen la oficina de coordinación de trasplantes, la sala de emergencias, las unidades de cuidados intensivos, el laboratorio de inmunología, los departamentos que se ocupan de cada uno de los órganos sólidos trasplantables, un centro de donación de tejidos y el director médico, entre otras áreas.

El aprendizaje se enriquece con la presentación de una serie de casos prácticos que los alumnos deben resolver. Así, TPM Journey asume todos los aspectos médicos, técnicos, legales y económicos que surgen durante el proceso de donación y trasplante. Como en la actividad formativa anterior, incluye métodos de interacción inmersiva, autoevaluación y seguimiento.

Esta experiencia no solo evalúa los conocimientos adquiridos sino también cuánto más quiere saber el profesional. “La ambición de incrementar el nivel de conocimiento se siembra poniendo a los usuarios en situaciones en las que se les plantean preguntas que pueden responder con éxito si tienen los conocimientos básicos necesarios”, explicó Villarejo.

.



Source link