Las vacunas heterólogas AstraZeneca y Pfizer inducen una fuerte respuesta inmune y reactividad de las células T contra múltiples variantes del SARS-CoV-2