Los anticuerpos producidos a partir de la infección por SARS-CoV-2 501Y.V2 protegen contra otras variantes