Los científicos explican las posibles causas de la anafilaxia tras la vacunación con ARNm COVID-19


En un esfuerzo por detener la propagación de la pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), causada por el patógeno del síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2), se han implementado esfuerzos de vacunación en la mayoría de los países.

Dos de las nuevas vacunas desarrolladas para prevenir la infección por SARS-CoV-2 son las nuevas vacunas de ácido ribonucleico mensajero (ARNm): las vacunas Pfizer-BioNTech (BNT162b2) y Moderna (mRNA-1273).

A pesar de la novedad de este tipo de vacuna, los científicos han estudiado las vacunas de ARNm durante décadas. Además, ambas vacunas se sometieron a pruebas exhaustivas y ensayos clínicos rigurosos para determinar su seguridad y eficacia.

Estudio: ¿Las reacciones alérgicas de las vacunas COVID-19 son causadas por construcciones de ARNm o nanoportadores?  Perspectivas inmunológicas.  Haber de imagen: SeventyFour / Shutterstock

En el contexto de una emergencia de salud pública mundial, los ensayos clínicos y la aprobación del organismo regulador para ambas vacunas de ARNm se habían comprimido en un espacio de tiempo más corto de lo habitual para productos farmacéuticos novedosos como estos. Sin embargo, no se habían comprometido medidas de seguridad en el proceso, y todos los protocolos habituales aún se llevaron a cabo dentro de este plazo acelerado.

Las compañías farmacéuticas hicieron esto posible al realizar ensayos clínicos superpuestos, que involucran pruebas en humanos y ocurren en tres fases que se amplían cada vez. Mientras tanto, algunos organismos reguladores, como la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) en el Reino Unido, llevaron a cabo una ‘revisión continua’ de los datos del ensayo para ambas vacunas cuando y cuando estuvieron disponibles. Esta es una medida de emergencia que se emplea para acelerar el proceso en casos urgentes como pandemias globales.

Dicho esto, al igual que con todos los productos farmacéuticos, un pequeño subconjunto de personas es lamentablemente susceptible a reacciones adversas, algo que no siempre se detecta a nivel de ensayo clínico. Esto incluye, aunque no se limita a, anafilaxia o reacciones alérgicas a los ingredientes que las vacunas a veces contienen o en los que se almacenan.

Un nuevo informe de un equipo de científicos del Centro de Investigación en Modelado Molecular, Departamento de Química y Bioquímica de la Universidad de Concordia en Canadá, tiene como objetivo determinar las posibles causas de anafilaxia o reacciones alérgicas reportadas en algunas personas después de recibir vacunas COVID-19. , incluidas las vacunas de ARNm de Pfizer-BioNTech y Moderna.

¿Qué es la anafilaxia?

La anafilaxia es una reacción alérgica grave a los alimentos, medicamentos o veneno. La mayoría de los casos son causados ​​por ingerir alimentos que se sabe que causan alergias como nueces, ser picado por una abeja o tomar medicamentos o vacunas con ingredientes alergénicos.

Los síntomas de la anafilaxia incluyen erupciones cutáneas, dolor abdominal, tos, dificultad para hablar, hinchazón de la cara, sibilancias, dificultad para respirar, pulso bajo y shock.

El tratamiento inmediato es fundamental para prevenir complicaciones graves o la muerte. Una inyección de epinefrina (adrenalina) es crucial para combatir la reacción. Las dosis de este medicamento vienen en un autoinyector que deben guardar en todo momento las personas que tienen antecedentes conocidos de reacciones alérgicas graves.

Algunas personas que reciben vacunas pueden sufrir reacciones alérgicas. Los pacientes que experimentan anafilaxia o una reacción alérgica inmediata después de una dosis de cualquier vacuna COVID-19 no deben recibir una dosis adicional (refuerzo). Si la reacción es grave, se necesita tratamiento inmediato.

Anafilaxia inducida por glicoproteínas

A pesar de ser ampliamente utilizado, se notificaron alergias graves tanto en los receptores de la vacuna BNT162b2 como en la de ARNm-1273. Los autores explicaron las posibles causas de estas reacciones en un nuevo estudio de la revista Ciencias interdisciplinarias: ciencias biológicas computacionales.

Primero, explicaron que estas reacciones podrían deberse a glicoproteínaanafilaxia inducida.

La molécula de glicoproteína inmunológica, el epítopo principal del SARS-CoV-2, se une al receptor de membrana, similar a la inmunoglobulina E (IgE), en las células T o B del sistema inmunológico del cuerpo. El complejo IgE-alérgeno que se conecta con el receptor de los mastocitos o basófilos desencadena reacciones alérgicas y la liberación de histaminas, leucotrienos y prostaglandinas.

Como resultado de la vacunación, la vacuna de ARNm se convierte en fragmentos de proteínas dentro del cuerpo humano. Estos se presentan en la superficie celular y son reconocidos por las células inmunitarias humanas. Además, alarman la respuesta inmune mediada por células T colaboradoras para liberar interleucinas activando las células B específicas del alérgeno y la producción de anticuerpos IgE.

En algunas personas, las vacunas de ARNm modificado con nucleósidos traducidas en fragmentos de glicoproteína de pico del SARS-CoV-2 pueden contener fragmentos de glicoproteína solubles en agua o alérgenos que pueden desencadenar una reacción anafiláctica.

Anafilaxia inducida por estabilizadores

Otra posible reacción es la anafilaxia inducida por estabilizadores. Ambas vacunas de ARNm contienen dos agentes estabilizantes como sacarosa y Polietilenglicol (PEG).

La intolerancia a la sacarosa o los carbohidratos puede no alterar el sistema inmunológico y puede causar reacciones alérgicas comunes como trastornos gastrointestinales. Mientras tanto, el PEG se usa generalmente para componentes de superficie de nanopartículas de lípidos que tienen mayor estabilidad, vida media en circulación e inmunogenicidad reducida.

Las vacunas de ARNm se degradan fácilmente por las enzimas naturales del cuerpo humano, que requieren un recubrimiento de nanopartículas de PEG-lípido para protegerlas durante la circulación en el cuerpo. Algunos informes mostraron que la nanomedicina encapsulada en PEG podría causar reacciones pseudoalérgicas.

Además, cuando el PEG libre de ARNm en nanopartículas lipídicas flota en la superficie celular, pueden interactuar con los anticuerpos IgE, lo que desencadena la liberación inmediata de mediadores inflamatorios y proinflamatorios como prostaglandinas, histamina y proteasas.

Conclusiones

En general, se han iniciado programas de vacunación para controlar la pandemia de COVID-19. Sin embargo, los debates aún están en curso sobre los efectos adversos y las preocupaciones de seguridad de las vacunas.

A medida que se recopilan más datos en el transcurso de las campañas de vacunación contra COVID-19 en todo el mundo, las autoridades de salud pública están obteniendo una imagen más clara de qué modelos de vacunas son más propensos a producir efectos adversos en ciertos grupos de personas. Estos datos ayudarán a minimizar los resultados adversos y garantizarán que se proporcionen los modelos de vacunas correctos a las personas adecuadas, y que aquellos con un riesgo severo de reacciones adversas renuncien a la vacuna COVID-19 si es necesario.

Las reacciones alérgicas de los participantes deben identificarse o evaluarse con frecuencia mediante cuestionarios y pruebas de IgE antes y después de la vacunación para controlar los efectos adversos desagradables de la vacuna. En este sentido, se necesitan resultados de investigación prometedores para confirmar la seguridad de las vacunas de ARNm formuladas actualmente “, concluyeron los investigadores en el estudio.

.



Source link