Testigos médicos chocan con la defensa por la muerte de George Floyd


Personal médico de diversos orígenes ha testificado en el juicio de Derek Chauvin, a menudo pintando un cuadro grave de George Floyd. momentos finales.

Se espera que el testimonio de estos expertos médicos tenga una gran influencia sobre el jurado, ya que los abogados defensores sostienen que la muerte de Floyd fue causada por las drogas que había ingerido, las condiciones de salud subyacentes y su propia adrenalina, no la presión de la rodilla de Chauvin en su cuello por más. de nueve minutos.

Una autopsia encontró fentanilo y metanfetamina en su sistema.

Aquí está el último testimonio de testigos expertos:

Dr. Martin Tobin

Un neumólogo y experto nacional en respiración, el Dr. Martin Tobin, testificó el 8 de abril que incluso “una persona sana sometida a lo que fue sometido el Sr. Floyd habría muerto”.

Dijo que la causa de la muerte de Floyd fueron los bajos niveles de oxígeno causados ​​por respiraciones superficiales debido a la posición del cuerpo de Floyd y la presión de la rodilla de Chauvin en su cuello.

“El Sr. Floyd murió por un nivel bajo de oxígeno. Y esto le causó daño cerebral que vemos, y también causó una arritmia PEA que hizo que su corazón se detuviera”, dijo Tobin.

Tobin usó gráficos detallados y fotos del incidente para respaldar su afirmación de que Chauvin, arrodillado sobre el cuello y la espalda de Floyd, le impedía respirar. Pidió a los miembros del jurado que sintieran sus propios cuellos mientras recorría la mecánica de la respiración.

Calculó que la rodilla izquierda de Chauvin estuvo en el cuello de Floyd durante más del 90% del incidente.

Citando imágenes del incidente, Tobin testificó que Chauvin ejerció alrededor de 91.5 libras de presión solo en el cuello de Floyd, y que Chauvin mantuvo su rodilla en el cuello de Floyd durante más de tres minutos después de que no quedara “una onza de oxígeno” en el cuerpo de Floyd. .

Tobin rechazó una teoría presentada por la defensa de que el uso de fentanilo de Floyd deprimió su respiración y provocó los altos niveles de dióxido de carbono detectados en su sangre en el hospital. Ese aumento en el dióxido de carbono se debió a que su cuerpo estuvo privado de oxígeno durante tanto tiempo, testificó Tobin.

Breahna Giles

Una científica forense de la Oficina de Detención Criminal, Breahna Giles, dijo que algunas de las píldoras en la camioneta de Floyd contenían metanfetamina y fentanilo.

Ella testificó el 7 de abril sobre la evidencia recolectada en la escena del crimen, en la camioneta de Floyd y en el patrullero, los oficiales intentaron ubicar a Floyd.

Susan Neith

Susan Neith, una química forense de los laboratorios de NMS en Pensilvania, testificó el 7 de abril que dos píldoras encontradas en la camioneta de Floyd y una píldora parcial encontrada en el coche patrulla contenían una concentración de fentanilo de menos del 1%, lo que, según ella, es común.

Las píldoras contenían una concentración de metanfetamina de 1,9% a 2,9%, que describió como significativamente más baja que la metanfetamina “callejera”. “La mayoría de las veces veo entre un 90 y un 100% de metanfetamina”, agregó.

Dr. Bradford Langenfeld

Bradford Langenfeld, quien era un residente senior en la sala de emergencias del Centro Médico del Condado de Hennepin en mayo de 2020, testificó el 5 de abril que los oficiales redujeron las posibilidades de supervivencia de Floyd al no administrar RCP.

“Es bien sabido que cualquier cantidad de tiempo que un paciente pasa en un paro cardíaco sin RCP inmediata disminuye notablemente la posibilidad de un buen resultado, aproximadamente una disminución del 10 al 15% en la supervivencia por cada minuto que no se administra RCP”, dijo. .

Langenfeld fue el médico que declaró muerto a Floyd y dijo que probablemente Floyd murió por asfixia. Esto es contrario al ángulo de la defensa de que Floyd murió de un ataque cardíaco o una sobredosis de drogas.

El abogado defensor Eric Nelson trató de relacionar la muerte de Floyd con el uso de fentanilo y metanfetamina, drogas que se encuentran en su sistema durante una autopsia. Langenfeld estuvo de acuerdo en que el uso de esos medicamentos puede provocar dificultad para respirar y suprimir la respiración.

Floyd tuvo un paro cardíaco durante al menos una hora: media hora mientras los paramédicos trabajaban en él y otra media hora en el hospital, donde Langenfeld y su equipo trabajaron en él antes de su muerte.

Seth Z. Bravinder

Seth Z. Bravinder, quien conducía la ambulancia que transportaba a Floyd al hospital, testificó el 1 de abril que Floyd no respondía ni respiraba cuando llegó la ambulancia.

El video reproducido en el juicio muestra a Bravinder y su socio paramédico, Derek Smith, trabajando en Floyd, colocándolo en un dispositivo Lucas, que realiza compresiones torácicas, iniciando una vía respiratoria y administrándole una vía intravenosa para administrarle medicamentos al corazón.

Trasladaron a Floyd a la ambulancia y se alejaron a unas pocas cuadras para administrar la atención porque la escena inicial se estaba volviendo muy concurrida.

Un monitor mostró que Floyd tenía una línea plana, lo que significa que su corazón se había detenido. Bravinder dijo que nunca pudieron recuperar el pulso.

“¿Te pareció que estaba muerto cuando llegaste?” preguntó la fiscal Erin Eldridge.

“No sabría cuándo me detuve por primera vez”, dijo Bravinder, “pero no lo vi moverse ni respirar”.

Derek Smith

El paramédico Derek Smith pareció nervioso por dar su testimonio el 1 de abril y aclaró repetidamente que sentía que Floyd estaba muerto cuando llegó la ambulancia.

El video mostrado en el juicio lo muestra revisando el cuello de Floyd en busca de pulso mientras Chauvin permanecía encima de él.

“En una persona viva, habría pulso allí”, dijo Smith. “No detecté ninguno, así que pensé que este paciente estaba muerto”.

Smith parecía frustrado porque los oficiales no le habían brindado atención médica.

“Cuando llegué al lugar, no se le brindaban servicios médicos al paciente”, dijo.

Más tarde agregó: “No sé por qué Minneapolis [Police] no inició las compresiones “.

Genevieve Hansen

Genevieve Hansen, una bombero de Minneapolis fuera de servicio, testificó el 30 de marzo que trató de ayudar a Floyd pero se le impidió hacerlo.

Ella dijo que estaba fuera del trabajo y caminando a casa cuando llegó a la escena.

Dijo que Chauvin tenía las manos en los bolsillos y se veía “tan cómodo” mientras se arrodillaba sobre el cuello de Floyd. Dijo que se sintió “totalmente angustiada” cuando no pudo acceder para ayudar a Floyd.

En lugar de que se le permitiera examinar a Floyd, dijo que el ahora ex oficial Tou Thao le ordenó que se subiera a la acera y le dijo: “Si realmente eres un bombero de Minneapolis, sabes que no debes involucrarte”.

“Eso no está bien, eso es exactamente lo que debería haber hecho”, dijo Hansen. “Hubo un hombre que estaba siendo asesinado, y yo habría – si hubiera tenido acceso a una llamada similar a esa – habría podido brindar atención médica de la mejor manera posible. Y a este humano se le negó ese derecho. “

Nicole Mackenzie

Una coordinadora de apoyo médico del Departamento de Policía de Minneapolis, Nicole Mackenzie, dijo el 6 de abril que los oficiales en el lugar deberían haber prestado ayuda a Floyd.

Ella está involucrada en la capacitación médica de los oficiales del MPD, incluido Chauvin, y dijo que los oficiales están capacitados para comenzar la reanimación cardiopulmonar de inmediato y llamar a una ambulancia si no detectan el pulso en un sujeto.

El fiscal Steve Schleicher le preguntó acerca de una frase que los oficiales le dicen a Floyd en un video: “Si puedes hablar, puedes respirar”.

“Sería incompleto decirlo”, explicó Mackenzie. “El hecho de que puedan hablar no significa que puedan respirar adecuadamente”.

Bill Hutchinson y Whitney Lloyd de ABC News contribuyeron a este informe.

.



Source link