Una nueva terapia combinada para tratar el síndrome de Sanfilippo raro y fatal en niños



Un estudio con el objetivo de desarrollar una nueva técnica terapéutica podría suponer una revolución en nuestro enfoque para tratar el síndrome de Sanfilippo raro y fatal, un trastorno que afecta a niños de tan solo 2 años y conduce a la demencia infantil y la muerte prematura.

“Estamos utilizando una combinación de terapia génica, células madre y moléculas pequeñas para restaurar los defectos metabólicos en las células cerebrales del paciente”, dice el Dr. Alexey Pshezhetsky, profesor de CHU Ste-Justine e investigador principal de GlycoNet en este proyecto. “Los primeros resultados en los modelos de ratón de la enfermedad son muy alentadores”.

El síndrome de Sanfilippo pertenece a un grupo de enfermedades raras conocidas como trastornos por almacenamiento lisosómico.

El síndrome ocurre en pacientes pediátricos cuando las enzimas que el cuerpo necesita para descomponer ciertos azúcares están ausentes o son defectuosas. Los azúcares se acumulan en el cerebro y causan daños graves.

“Los niños muestran síntomas como la demencia”, explica Pshezhetsky. “Experimentan problemas de conducta y trastornos del sueño, pierden la capacidad de hablar y la mayoría muere antes de los 20 años”.

Debido a su rareza individual, los trastornos por almacenamiento lisosómico no han sido tradicionalmente un foco para el desarrollo de tratamientos. Solo unos pocos tipos tienen tratamiento y ninguno tiene cura.

Además, el hecho es que estas enfermedades “raras” no son raras. Individualmente, se consideran raros, pero en conjunto, afectan aproximadamente a 1 de cada 5,000 nacimientos. Además, algunas enfermedades son más frecuentes en poblaciones específicas como la enfermedad de Tay-Sachs que afecta a judíos asquenazíes y canadienses franceses o la enfermedad de Sandhoff con alta prevalencia en el norte de Saskatchewan.

Se necesita un nuevo tratamiento

Los trastornos por almacenamiento lisosómico que no afectan al cerebro se tratan mediante la terapia de reemplazo enzimático, en la que se inyecta a los pacientes semanal o mensualmente las enzimas que les faltan. Sin embargo, este tratamiento no funciona bien con el síndrome de Sanfilippo, ya que las enzimas inyectadas no pueden llegar al cerebro, el lugar donde se necesitan.

“Existe una barrera física entre el cerebro y el torrente sanguíneo que las enzimas no pueden atravesar”, dice Pshezhetsky. “Por lo tanto, en los casos en que la terapia de reemplazo de enzimas es ineficaz, estamos buscando nuevos tratamientos que potencialmente puedan curar o mejorar la enfermedad”.

En el método propuesto por Pshezhetsky, él y su equipo están usando una combinación de terapia génica y trasplante de células madre hematopoyéticas (formadoras de sangre). Primero, se recolectan las propias células madre del paciente y se corrigen genéticamente para eliminar los defectos enzimáticos. Luego, estas células madre se vuelven a inyectar al paciente. Las células sanguíneas sanas que pueden secretar enzimas funcionales proliferarán y migrarán a diferentes tejidos, incluido el cerebro.

A diferencia de la terapia de reemplazo enzimático, esta técnica terapéutica solo requerirá un tratamiento único y estaría en línea con los procedimientos clínicos utilizados actualmente. “Sería similar a una terapia de reemplazo de médula ósea. Una vez que recibe el tratamiento, tiene un suministro de por vida de células que necesita”, dice Pshezhetsky.

Con base en los prometedores resultados preliminares de sus estudios con ratones, Pshezhetsky y sus colegas están avanzando con planes para recopilar más datos antes de probar la terapia en pacientes humanos.

Aplicaciones clínicas a otros tipos de trastornos raros

Sanfilippo comparte una patología común con otros tipos de enfermedades de la misma familia de trastornos por almacenamiento lisosómico.

“Aproximadamente dos tercios de los trastornos de almacenamiento lisosómico afectan al cerebro. Si descubrimos cómo tratar el síndrome de Sanfilippo, podemos ampliar nuestro conocimiento a otras enfermedades similares”, dice Pshezhetsky.

“Creo que es importante que la gente sepa que los descubrimientos recientes conducen a un cambio de paradigma para la atención médica pediátrica. Incluso si las enfermedades son raras o ultrarraras, no estamos dejando atrás a los pacientes, sino que estamos desarrollando formas personalizadas de tratarlas”, agrega.

Existe un gran potencial para el tratamiento novedoso que combina el trasplante de células madre hematopoyéticas con terapias génicas. Este enfoque sería una nueva herramienta para que los médicos traten una variedad de enfermedades genéticas raras que afectan al cerebro.

.



Source link